I’m Back!

14 12 2007

Sé que llevo tiempo sin escribir, pero es que no he parado por casa ( ni he tenido ganas tampoco (de escribir, no de parar))

Primero de todo decir que he llegado a España y que estoy sano y salvo, pese a todos los inconvenientes del viaje de vuelta que os voy a relatar seguidamente.

Mi periplo comienza en Whistler, donde el último día que estuve hacía un frío del carajo, peor que los -15º y encima sin sol. Esquié un poco por la mañana, no mucho porque el frío era in soportable y después cogí un bus que me llevaría directo al aeropuerto de Vancouver donde me esperaba una larga noche ( mis vuelos salían al día siguiente). En el aeropuerto con todo el tiempo del mundo por delante me dediqué a cenar y a intentar navegar por Internet ( el hotspot era lamentable), también intenté no dormirme, cosa que no pude conseguir ( daba cabezadas a ratos muy cortos por estar pendiente todo el rato de mis bártulos).

Enfín, pase la noche como pude y a las cinco de la mañana se abrió el aeropuerto de nuevo fui a por mis maletas y me disponía a embarcar cuando ví que mi avión a Chicago llevaba retraso, ¡¡ pues si que empezaba bien el viaje!!. Para evitar tener problemas, pedí que me cambiaran el vuelo, total, que en vez de ir a Chicago aterricé en Denver.

En Denver no debía de estar mucho rato, pero que casualidad que mi vuelo hasta Philadelphia también llevaba retraso, ¿Porqué? Por lluvia congelada (freezing rain), fenomeno muy interesante de cuya existencia no estaba al corriente hasta ese día, por el cual el aeropuerto de Philadelphia estaba cerrado. Pese a todo el personal de tierra me aseguraba que llegaría a tiempo.

Al final llegue a Philadelphia a las 8.15 pm, justo cuando embarcaba mi vuelo de Madrid, el problema era que estaba en la otra punta del aeropuerto, total que salí corriendo como pude, me recorrí más de 1,5 Km corriendo (con dos maletas de mano que no ayudaba) para conseguir llegar a la puerta de embarque justo en el momento en el que la auxiliar cerraba la puerta (sé que el avión ya había salido).

 

Total que a cambiar el vuelo, como tengo mucha suerte, en el mostrador me toco la más inútil. Tras múltiples gestiones Avionconsiguió colarme en el siguiente vuelo a París esa noche y arreglarme el vuelo París-Madrid. Volé a Paris, pero no llegué a tiempo para el vuelo a Madrid, por suerte me estaban esperando unas azafatas de Air France para indicarme el nuevo vuelo que tenía que coger.

Ya en Barajas, mi maleta no apareció, y yo, que como ya he comentado en múltiples ocasiones soy descuidado por naturaleza, había perdido la pegatinita del equipaje. Los de AF que me decían que sin etiqueta no podían hacer nada, así que tuve que ir de una terminal a otra, y tratar de llamar por teléfono a la primera compañía con la que volé para que me diesen el número de etiqueta.

Por suerte en Madrid me esperaban mis papis que me llevaron amablemente de vuelta a casa.

La odisea supuso un total de 48 Horas desde Whistler hasta CT.

P.D Mi Maleta fue encontrada y recuperada sin ningún perjuicio


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: